"...El placer ha sido mio..."

...El placer ha sido mío...

SACRIFICIO
(RAE): Acción a que alguien se sujeta con gran repugnancia por consideraciones que a ello le mueven.

No, señores y señoras, dar el pecho no debe ser un sacrificio. Debe ser un PLACER.

jueves, 16 de octubre de 2014

Relaaaaaaajate #Undíadecalma con Medela

Anoche cuando me metí en la cama con Canica y Boliche y un saco de mal rollo, decidí que podría poner en práctica lo que aprendí este fin de semana gracias a Medela.

Medela me invitó a pasar #UndíadeCalma con los niños. Que así, a bote pronto, parece incompatible, pero no, esta gente siempre consigue lo que se propone aunque parezca difícil.
Se trataba de mimar un poco a la mamá y aunque al principio tuve mis dudas por el sitio y por que iba sola con los enanos, al final, como siempre me demostraron que saben muy bien lo que hacen y cómo hacerlo para que lo disfrutemos a tope.

Habilitaron una zona en la planta baja para los niños con gente joven que se ocupaban de hacer que los enanos también disfrutaran de una mañana divertida con un montón de actividades. Hasta yoga estuvieron haciendo. Boliche terminó la jornada encantado.
Y Canica que era la más pequeña estuvo disfrutando de todas las actividades y el extra de los mimos de Maika y Mafalda. Que no se separaron de ella y la gordi que se deja querer pues hizo muy muy buenas migas con ellas.

Así que con una oportunidad así, yo también aproveché para dejarme querer.

Primero un "piscolabis". Que estaba todo super rico, y luego una sesión con Loreto Laguna, una coach estupenda, que nos cargo las pilas de buen rollo, porque hay que ver que rollo más happy lleva siempre encima esta gente, y todo natural, sin drogas ni cosas de esas, oye, que tiene más mérito, jajajajaja...




El caso es que, Loreto nos estuvo enseñando algunas técnicas para relajarnos y algunos trucos para afrontar los momentos de crisis "agarradme-que-los-mato" y "me-corto-las-venas" made in "madre desquiciadas en estado puro".

Una de las cosas que más me gusto, fue cuando explicó que lo que más le ha ayudado a ella, ha sido reconocer su vulnerabilidad. El reconocer que todos necesitamos ayuda y aprender a delegar.

Yo estoy aprendiendo a delegar, pero me cuesta en determinadas cosas. Y a mi socio también le cuesta que deleguen en él jajajaja así que esto será un buen proyecto en el que trabajar duro.

Después de un descansito, hicimos un mix de sesión de mindfulnees.

Y qué narices es eso?, pues se entiende El mindfulness como concepto psicológico es la concentración de la atención y la conciencia, basado en el concepto de mindfulness o conciencia plena de la meditación budista.

Casi na, oiga!

Vamos, que la gente que lo practica lo que hace es trabajar mediante la meditación el ser consciente de todo lo que hacemos. Concentrándonos totalmente en esa acción, ya sea lavarse los dientes y o cerrar con llave la puerta de casa cuando nos vamos, o leer, o, o, o, ... o sea, todo.

La entrenadora también nos enseñó como relajar el diafragma con ejercicios de respiración, para los momentos en los que vamos más atacaitos.

Y después del Mindfulnees, estuvimos un ratito charlando con Betina, que es IBCLC (consultora acreditada de lactancia), sobre como gestionar la lactancia cuando nos ponemos a trabajar fuera de casa.
A ver si saco algún hueco para explicar como me he organizado yo ese tema con Boliche y con Canica, pero de todo lo que nos contó, me quedo con 2 cositas especialmente.



1. Mucho ojo con el material plástico que utilizamos para almacenar la leche materna(plástico o cristal, el eterno debate...) que debe ser uso alimentario y libre de Bisfenol A
2. Cuando demos/den la leche materna en biberón a nuestros hijos, solo debe estar atemperada. No caliente para que no pierda sus propiedades. Así que si la sacamos de la nevera, la ponemos en agua tibia para que pierda el frío y nada más.

Y eso fue todo. No hablamos de nada de los productos Medela así que no puedo contaros nada sobre eso, aunque ahora que lo pienso sí que quería hablaros sobre unas conchas aireadoras (tengo que buscar el nombre técnico) que le he comprado este fin de semana a una amiga y que me han parecido una idea estupenda pero creo que os lo contaré en otro post sobre productos que para mí si son necesarios y productos que no lo son cuando un bebé llega a casa.



Solo me queda dar las gracias a Medela y en especial a Maika y a Mafalda porque son un amor y siempre nos tratan con muchísimo cariño.



Imprimir

martes, 7 de octubre de 2014

La que se topó con una teta. Semana mundial de la lactancia materna 2014.

Hace ya tres años o casi cuatro... Carlos González en una ponencia sobre alimentación infantil, me dedicó uno de sus libros. La dedicatoria decía, "para X (mi nombre), quien se topó con una teta..."
Que gran verdad porque, ciertamente, así fue.

Yo, una tía de 30 tacos, a 4 días de cumplir los 31, de repente me topé con el "MUNDO TETA". Y me topé de sopetón, sin esperármelo, porque ni si quiera me había planteado si me resultaría agradable, práctico, placentero, interesante, beneficioso.
Más bien me daba furrús pensarlo. Tal cual.



Pero no sé, algo en mí cambió cuando nació Boliche. Algo extraño me hacía sentirme bien cuando daba de mamar a Boliche a pesar del dolor. Me parecía tan alucinante que quería experimentar plenamente esa sensación sin obstáculos. Por desgracia, no fueron pocos.
Los que conocéis el blog desde sus inicios sabéis que se pudo salvar mi lactancia gracias a mi cabezonería, porque ayuda e información tuve poca, por no decir ninguna.

Por suerte, a día de hoy, las cosas han cambiado mucho aunque aun queda un laaaaaaaaaargo camino por recorrer. Pero como todos sabemos que las malas experiencias a veces son las que más nos enseñan, hoy recuerdo con menos frustración esos inicios tan duros, pues "gracias" a ellos fui a topar no solo con la TETA, sino con la blogosfera maternal y por añadidura con gente maravillosa que conocí a través de este blog.

Algo que empezó como un desahogo y que se convirtió en una parte primordial en mi vida.
Me encontré con otras madres que pensaban poco, mucho o nada como yo, que sentían algo parecido, también en mayor o menor medida a lo que sentía yo, que descubrían, que aprendían a la vez que aprendía yo.

Así pues, no solo me topé con una TETA, me topé con unas personas que forman parte de mi vida en el día a día. A las que quiero a pesar de la distancia. A las que echo de menos. A las que tengo presente constantemente.

Por todo ello la LACTANCIA MATERNA, no solo ha sido un alimento para mis hijos, no solo ha sido un vínculo especial que hemos disfrutado mientras nos mirábamos o nos acariciábamos.
Algunas personas lo verán quizá excesivo, pero a mi la TETA, me ha cambiado la vida. Me ha aportado tantas cosas extras, me ha enriquecido en tantos sentidos, que no sabría a quien dar las gracias por tanto.

Bueno, sí lo sé. Las gracias se las tengo que dar a mi hijo, quién me descubrió este mundo. Y a mi hija, quien me ha regalado la segunda oportunidad de seguir topándome con la TETA, una y mil veces más, porque ahora, después de estos años, yo disfruto de la LACTANCIA, desde la experiencia, desde la naturalidad, desde el agradecimiento que supone un regalo así.
Y porque como diría Carlos González en su libro UN REGALO PARA TODA LA VIDA, ¿para quién es realmente el regalo?, yo tengo claro que para mí ha sido el mejor que mis hijos me podrán hacer jamás.

Con motivo de LA SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA no voy a pedir, ni reivindicar porque eso lo hacen ya muchas mamás luchadoras, las cuales tiene toda mi admiración.
Esta vez lo que quiero es felicitar a todas esas madres que han recibido también ese regalo y que se topan con la TETA, día a día.

¡¡¡FELICIDADES A TODAS!!!

Y ya que estamos..., si queréis pasaros a celebrar la fiesta de la SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA, será este domingo. Yo este año no voy a poder ir pero os dejo aquí en enlace. ANIMAOS!

https://www.facebook.com/events/710218945734654/?source=1&sid_reminder=3846745909148778496


Imprimir

martes, 23 de septiembre de 2014

Bichos, cap. 1 Toc toc, somos las lombrices, ¿podemos pasar?

Qué mejor manera de retomar el blog que hablando de bichos, ¿verdad?. Y vamos a comenzar por las comúnmente conocidas como lombrices intestinales.


Pues sí amigos y amigas a los que tanto echo de menos (espero poder pasarme más habitualmente de ahora en adelante y sobre todo que no quede en un propósito como los de años nuevo... ejem, ejem...), esta vez me paso por aquí para contaros algo que nos ha sucedido hace poco días. O más bien algo que le ha sucedido a Boliche, que en realidad ha sido el pobre sufridor.

Uno cree que ya está curado de ascos y demás sensaciones repugnantes cuando ya ha pasado por experiencias como los piojos, cacas flotantes en la bañera, vómitos a chorros cual Fontana de Trevi y demás lindezas con las que nuestros hijos nos deleitan cuando de repente un día te das cuenta de que no, que la vida puede seguir sorprendiéndote cuando descubres que tu hijo tiene unos nuevos amigos a los que te quiere presentar y alojar en casa. Los oxiuros, áscaris, tricocéfalos y demás..., más conocidas popularmente como lombrices intestinales.

Yo había escuchado hablar de ellas, pero al igual que uno oye hablar de Marte, que sí, que estará ahí, que no digo yo que no, pero que no he tenido yo el placer...
Sobre todo había escuchado eso de, "no comas tantas chuches que te van a salir lombrices..." y uno se imagina que en realidad es más una amenaza de tu madre que pretende acojonarte asustarte para que dejes de comer mierdas varias cuando lo del dentista ya no hace efecto, pero no, doy fe, los bichos existen.

El caso es que por lo que he podido leer, en realidad las lombrices no llegan a los intestinos por comer en exceso cosas con azúcar, pero sí que les viene bien la glucosa para alimentarse y crecer sanas y lozanas.

Pero para no liarme os detallo un poco en que consiste el tema.

- Cómo llegan al intestino?
Por lo general por la boca. Sus huevos se localizan en las verduras, legumbres y/o frutas mal lavadas, alimentos crudos o mal cocidos y también en la tierra.

Por eso es primordial lavar o cocinar bien los alimentos y sobre todo mantener una buena higiene, principalmente de las manos de nuestros hijos. Lavarse adecuadamente con agua y jabón y mantener las uñas bien cortadas para que no se escondan debajo de ellas a la espera de un billete con destino al intestino a través de la boca.

- Cómo son?
Hay de varios tipos, de hecho Boliche no conforme con llevarme a esos colegas a casa, quiso montar la fiesta de la interculturalidad, así que venga!, alegría!, mejor un catálogo donde elegir. Para que conformarnos con uno tipo si podemos tenerlos a todos.
Los más comunes suelen medir entre 1/2 y 1 cm de largo y blanquecinos (aunque los hay asquerosamente más largos), como pequeños hilos que se mueven.
Precisamente es el movimiento lo que nos lleva al siguiente punto.

- Cómo detectarlos?
Es precisamente ese movimiento el que hace el niño sienta mucho picor en el culete.
Estas lombrices, que son unas cachondas y unas fiesteras, les mola mucho lo de salir de noche. Salen a poner sus huevos en la zona anal y eso provoca un fuerte picor, lo que a su vez, hace que le niño duerma intraquilo, con pesadillas, se rasque, se sienta débil, rechine los dientes, se muestre malhumorado, etc.
En ese caso lo mejor es mirar de noche si los visitantes han salido de fiesta. No son nada tímidos así que si están los veréis.
En el caso de las niñas también suelen moverse hacía la vagina así que poned atención a esa zona.

- Qué hacer si los detectamos?
En caso de ver claramente que hay una infección de estos parásitos, debemos indicárselo a nuestro médico o pediatra para que ponga a nuestro hijo en tratamiento lo antes posible.
El tratamiento (nosotros tomamos Lomper) no solo lo debe tomar la persona en la que se han detectado los parásitos sino que también deben tomarlo las personas con las que mantenga contacto cercano, porque es muy probable que algún miembro de la familia también se haya contagiado.
En el caso de Boliche, que como antes comentaba, tenía de varios tipos, el tratamiento tuvo que ser de 3 días, en lugar de 1 que suele ser lo habitual. Y 15 días después de la toma se debe tomar un recordatorio para evitar que si algunos de los huevos no han muerto, eclosionen y monten la post party volviendo de nuevo a estar como al principio.

Como nosotros en casa nos dimos cuenta de noche del berenjenal que teníamos encima y no teníamos opción de una farmacia de guardia, echamos mano de los remedios de la abuela con productos que siempre tenemos por casa para intentar que pasara la noche lo mejor posible porque el pobre Boliche estaba que se subía por las paredes del picor.
Lavar muy pero que muy bien la zona anal y después impregnar una gasa con aceite de oliva para pasársela por la piel, que calma el picor y les quita las gana de marcha a los bichos.

Otro aspecto muy importante para erradicar la infestación es intentar ser lo más escrupuloso posible con la limpieza de la ropa, no solo la ropa interior y la ropa de vestir sino también la ropa de cama y de aseo. No compartir toallas, y lavar la ropa en agua caliente para no ponerles las cosas fáciles a los huevos de los parásitos (que no los parásitos de los huevos, aunque también ja-ja-ja, por este tipo de cosas no me publican luego los post en revistas decentes, otra vez ja-ja-ja).

En lo que se refiere a los métodos para acabar con ellas, también he podido leer todo tipo de remedios caseros, algunos que me dan escalofríos solo de recordarlos, pero lo que sí parece cierto es que consumir una cantidad determinada de pipas de calabaza durante varios días puede ayudarte a eliminarlas.
En cualquier caso mi consejo es que acudáis al médico lo antes posible y sigáis sus instrucciones al respecto, ya sabéis que eso de automedicarse puede traernos problemas.

Y hasta aquí la aventura de hoy, volveremos con más bichos otros día.

Feliz semana!!!


PD: Que levante la mano el que no se muera de picor y de "bbbbrrrrrrrrr que assssssscooooo" después de haber leído esto...


Imprimir

miércoles, 21 de mayo de 2014

Los bebés no lloran por capricho (por Carol de Minerva y su mundo)

Hace ya unos años que conozco a Carol y siempre ha sido un placer leer su blog pues compartimos una visión muy muy similar sobre la maternidad.
Por eso cuando me comentó la idea de escribir un post en esta humilde casa, que es mi blog, me pareció fabuloso.

Seguro que muchos ya la conocéis pero si queda algún despistado hoy tengo el placer de mostraros un trocito de ella.
Estoy segura de que os parecerá super interesante lo que nos cuenta a continuación.

Os dejo con ella.




Los bebés no lloran por capricho

Antes de empezar quiero dar las gracias a Teta por dejarme un huequito en su espacio. Reconozco que me siento un poco rara, su estilo y sus historias me han hecho reír tanto leyéndola… qué os voy a contar, aunque también he de decir que me he emocionado más de una vez.


Soy Carol, del blog Minerva y su mundo. Hace poco he terminado mi formación, tras un año muy intenso, como Asesora en Maternidad y Crianza, Asesora Continuum. Aquí puedes ver cómo concibo la maternidad y la crianza. Si quieres conocer mi web, donde ofrezco asesorías y talleres, además de la venta de productos relacionados con la crianza, te invito a visitar Soñando Duendes.

Quiero aprovechar para hablar de contacto, pero no voy a hablar exclusivamente de porteo, ya que si quieres conocer sus beneficios o los motivos para portear a nuestros pequeños lo puedes hacer en esos enlaces. Sino que quiero profundizar un poco más.

Tras nueve meses de embarazo el bebé nace “inmaduro”. Esto al contrario de lo que se suele pensar es una ventaja, nace en el momento adecuado para atravesar el canal del parto sin ningún riesgo para la madre, con los reflejos necesarios para sobrevivir, y con un potencial de desarrollo cerebral increíble, si se le ofrecen las mismas condiciones que tenía en el útero materno. El bebé necesita por tanto de un periodo de exterogestación, gestación en el exterior, el abrazo continuo, el alimento constante, el calor permanente y la seguridad de saberse protegido. Esto se lo aporta el regazo de su madre una vez nacido, las mismas condiciones que tenía en el útero.

Cuando el bebé comienza a poder desplacerse por si sólo, a gastas, interesándose en explorar más allá de los brazos de mamá o papá, aunque siempre teniéndoles cerca, es cuando su cerebro alcanza el 50% de su desarrollo. De ahí la importancia de ofrecer al bebé las condiciones que necesita para ese gran desarrollo, no sólo cerebral, sino también emocional y físico, que sucede en los primeros años de vida, y especialmente en esos primeros meses. Y esas condiciones que favorecen su desarrollo son las mismas en el útero y en los brazos de la madre.

Nuestros bebés son dependientes, nos necesitan para sobrevivir, necesitan que les alimentemos, que les cambiemos el pañal, pero también necesitan nuestro cariño y contacto, y todo esto lo necesitan constantemente, especialmente durante los primeros nueve meses de vida. Han llegado a un mundo enorme para ellos, que no conocen, en el que no pueden manejarse sin nuestra ayuda, después de estar nueve meses constantemente contenidos por su madre. Una vez en el exterior necesitan lo mismo y la única manera que tienen de pedirlo es mediante el llanto.

El bebé es puro instinto y emoción, no tiene capacidad para racionalizar que su madre tarda en cogerlo porque está en el baño, por ejemplo. Como he comentado, su desarrollo cerebral es muy inmaduro aún, y sólo sabe que necesita ser consolado ya, porque vive en el momento presente. No tiene conciencia del tiempo, y sólo concibe recibir lo que le corresponde como bebé mamífero y humano que es.

Por eso cuando un bebé llora desconsoladamente en el carrito o en la cuna, después de haberle amamantado y dejado limpio, es porque se siente terriblemente solo, siente pánico ante lo que le pueda suceder, su instinto de supervivencia le dice que sólo el contacto físico le salvará de los depredadores. A parte, un bebé despierto que está solo en la cuna o en el carro, no tiene ningún estímulo, todo es pasividad, monotonía y soledad.

La sociedad nos dice que no les cojamos porque se malacostumbran, que les alimentemos con horarios y que hay que acostumbrarles a que duerman solos. Y siento ser tan drástica, pero si queremos que se consuelen solos, darles de comer cuando consideremos oportuno sin que se quejen, que sean independientes cuanto antes y en definitiva que no nos molesten, quizás deberíamos plantearnos si lo que queremos tener es un bebé humano o un bebé reptil, al que podemos dejar en un terrario y se quede sin rechistar, no nos pide brazos, se las apaña solo y come en su momento. Es obvio que no somos reptiles y además de los cuidados básicos necesitamos otro tipo de cuidados amorosos y cercanos para desarrollarnos de forma íntegra.

Los portabebés son la opción más cómoda para satisfacer las necesidades de nuestros hijos, mientras nos dan la opción de poder realizar otras actividades. No sólo ofrecen ese contacto sino que nos hacen la vida más fácil. Pero no es la única forma de disfrutar del contacto con nuestros pequeños.

Podemos nutrir a nuestro hijo de caricias con un masaje, disfrutando de un momento familiar especial, sólo para nosotros y el bebé. Las hormonas generadas por el placer de las caricias y la simple mirada, equilibran todo los sistemas del organismo. ¿Os habéis dado alguna vez un masaje relajante, sólo por placer?

El colecho es otra forma de contacto, es sobre todo una buena manera de recuperar el tiempo perdido cuando mama y bebé pasan muchas horas separados durante el día. Sin duda el colecho (obvio decir que hay que tener en cuenta unas recomendaciones de seguridad, aquí puedes leer sobre colecho seguro) es otra forma de disfrutar de nuestra familia, si no ¿por qué nosotros no dormimos solos? No digo que todas las familias deban colechar, sino que se tenga en cuenta que el colecho puede facilitar el descanso, entre otras cosas.

Sobra decir que si tienes alguna duda sobre cualquier aspecto de tu maternidad o crianza puedes contactar aquí conmigo.

De nuevo dar las gracias a la Teta Reina por hacerme cedido un ratito su espacio.


Imprimir

lunes, 5 de mayo de 2014

Mi experiencia con los sujetadores Bravado

Cuando mi amiga Suu del blog Construyendo una familia me ofreció la posibilidad de probar los sujetadores Bravado reconozco que en un principio me mostré un poco reticente con su propuesta (gracias Suu por insistir).

Soy un poco especialita con ese tema porque el calibre de mi fábrica de leche es considerable. Y cuando digo considerable quiero decir eso, CON SI DE RA BLE. Vamos, que sin estar amamantando tengo una copa G-H os podéis hacer una idea de la copa que gasto ahora. Y eso muchas veces resulta complicado de gestionar, para que nos vamos a engañar.
Me hace mucha gracia cuando voy al CI y veo los sujetadores tan bonitísimos y tan cuquis que tienen determinadas marcas. Una vez incluso llegue a dar palmitas de ilusión cuando vi que Calvin K. tenía sujetadores con mi copa y sin relleno pero mi gozo en un pozo cuando vi que el tirante tenia un ancho de 1 cm y claro yo que aun aprecio mucho mis hombros no quise que se me incrustaran 5 cm dentro de la carne. Que tampoco es plan de ir manchando todas las camisetas de sangre, uf! y con lo escandalosa que resulta y lo mal que se lava. Quita, quita...
De verdad yo no sé quien coño se dedica a diseñar esas prendas porque, vale que las que tenemos las tetas grandes tengamos un abanico mínimo de posibilidades para escoger, pero que hagan sujetadores para tetas que desafían la ley de la gravedad... Porque las naturales pesan pero las de silicona también digo yo, no?


En mi caso con las que yo cargo van en caída libre, así es, para que lamentarse, además yo sí que las he dado buen uso y más que pienso darle, por lo que estoy satisfecha con el resultado que me han dado (y el resto de mi familia también jejejeje) pero como os decía antes gestionar su transporte no resulta fácil precisamente.
Y claro si pruebo un producto y no me gusta pues no puedo decir "ah! sí, que chachi" porque si las tetas no van bien sujetas para mi no es un buen producto.
Pero además de sujeción necesito sentirme cómoda y ver que me sienten bien con la ropa.  
Aun tengo guardado un sujetador de cruzado mágico de Playtex (recomendación de mi matrona en el embarazo de Boliche) que me hacía las tetas que parecía Madonna con el corpiño de Jean Paul Goltier. Que para los años 70 pues tendría un pase pero hoy por hoy pues no. Es más creo que esos sujetadores deberían estar prohibidos si no se adjuntara una póliza de responsabilidad civil porque con esas tetas en punta es bastante fácil sacarle un ojo a alguien... 
Bien, pues volviendo al tema de los sujetadores Bravado en mi caso debo decir que después de haberlos probado (ya llevo 2 meses) cumplen con todos los requisitos que yo le pido a un sujetador que básicamente son tres.
- Que sujeten.
- Que sean cómodos.
- Que hagan el pecho bonito con la ropa. 

Y los tres los cumplen perfectamente. 

Este es el que uso yo. El Essential Embrace.


A qué salgo mona???? (jijijijijiji)

La tela patentada Bravado Dynatex combina las ventajas del algodón y la microfibra para obtener un género suave y muy agradable.

Se lavan muy bien tanto a mano como en la lavadora. Yo le meto mucho tute porque es el que más uso.

Además tenéis mucha variedad de modelos (también hay camisetas de lactancia con sujetador incorporado) y colores. Pincha aquí, ya verás.

Y si os pasa como a mí que os cuesta encontrar la talla adecuada con los sujetadores, no dudéis en preguntarle a Suu para que os asesore.



Podéis adquirirlos en MAMIDELA (además de otros muchos productos como mochilas portabebés y todos los productos de Medela)


Respecto al precio, pues que os voy a decir?, a mí el mío me ha salido gratis porque me lo han regalado para que lo probara pero en mi opinión no son caros.
Teniendo en cuenta que los sujetadores que yo uso habitualmente cuestan entre 55 y 80 euros pues lo veo correcto y más teniendo en cuenta el dinero que me he gastado en sujetadores de lactancia que me han dado un resultado pésimo, cosa que me fastidia bastante todo sea dicho de paso.
Por lo tanto, y desde mi más sincera opinión, a la pregunta de "recomendarías los sujetadores Bravado?", mi respuesta es: sin lugar a dudas sí.

Una pena que con Boliche no los conociera. Otra cosa más a la lista de "Con el segundo hijo y soy novata en..." como me pasó con los portabebés.

Imprimir

miércoles, 5 de febrero de 2014

Ratones, fantasmas y otros planes en Madrid

Hoy vengo a contaros un par de planes chulos para hacer en Madrid con los niños.
Ambas aventuras no os llevarán mucho tiempo así que siempre podéis complementarlos dando un voltio por el barrio donde se localizan.
Para mí dos de los barrios más castizos de Madrid. Sol y Chamberí.

Para vivir la primera aventura deberemos situarnos en Sol, en concreto en la calle Arenal, 8 (1ª plta).
Aquí visitaremos a unos de los ratones más famoso de la tradición popular española. El Sr. Pérez, Ratón Pérez.
Un diminuto y astuto ratoncillo que nos permitirá pasar a descubrir su preciosa casita (una caja de galletasHuntley) mientras una amable señorita nos cuenta la historia de este famoso personaje basada en el primer documento escrito publicado en 1902 y escrito por Luis Coloma.


El precio no es caro, creo que ronda los 3 euros, pero no estoy segura porque nos invitó mi hermana. Podéis consultarlo en la web.

Se trata de un museo pequeñito con una visita guiada en la que los pequeños y no tan pequeños podrán conocer un poco más a ese negociador de dientes que nos visita cuando los dientes de leche nos dicen "bye bye baby" y con él al resto de los personajes que componen a la familia Pérez, Sra. Pérez, Adolfo, Elvira y Adelaida.


Solo un aviso para navegantes de carritos para nenes. Tiene muy mal acceso para personas con movilidad reducida y aquí incluyo las sillitas de los enanos.
El museo está en la primera planta y no hay ascensor así que os tocará cargar con la silla a las bravas.
Un gran fallo para un lugar cuyos principales visitantes son los niños.



En esa zona también hay algunos teatros con obras para bebés y niños así que si os lo montáis bien os podéis hacer un plan super chulo y entretenido para toda la familia.


Dejamos la zona centro para acercarnos al barrio de Chamberí.
Me encanta este barrio, por su historia, por su clase, por sus tradiciones, en las que se incluye la mejor de todas, la de tomar el vermut con la familia y/o los amigos.
Y ahí mismo, en la Plaza de Chamberí viviremos nuestra segunda aventura convirtiéndonos en unos fantasmas terroríficooooooosssssssss. Pondremos caras aterradoras mientras asustamos a los viajeros que
montados en un vagón de metro atraviesan la estación fantasma de Chamberí.


La entrada es gratuita y cuenta con un ascensor que accede al vestíbulo. Luego para bajar al andén hay que bajar las escaleras con la silla a pulso porque aquí, lógicamente, la estación está conservada tal y como se quedó cuando la clausuraron (limpia, eso sí) en 1966.

Boliche lo pasó pipa visitando la estación fantasma por la que hemos pasado en infinidad de ocasiones y asustando a los viajeros que iban montados en los vagones de metro y que pasaban sin detenerse en esta estación ahora convertida en pequeño museo.
Podéis consultar horarios y demás datos de interés aquí.


Os copio aquí un poco de la historia de esta estación.

"La antigua estación de Chamberí pertenece a la primera Línea de Metro inaugurada en Madrid en 1919, que contaba con ocho estaciones: Cuatro Caminos, Ríos Rosas, Martínez Campos, (glorieta de Iglesia), Chamberí, Glorieta de Bilbao, Hospicio (Tribunal), Red de San Luis (Gran Vía) y Puerta del Sol. A principios de los 60, la Compañía Metropolitana decidió aumentar la longitud de los trenes y ante la imposibilidad de alargar esta estación, la clausuró. El cierre definitivo tuvo lugar el 22 de mayo de 1966.
El diseño, también de Antonio Palacios, optó por una solución funcional muy simple en cuanto a recorridos y organización, y por unos acabados sencillos. Incorporó la luz natural mediante un lucernario en el vestíbulo. Para el interior eligió un recubrimiento cerámico con juegos ornamentales. La bóveda de la estación va recubierta de azulejo blanco biselado y sus estribos estaban decorados por grandes recuadros de azulejos sevillanos que limitan el contorno de los carteles anunciadores, también de cerámica, en encintado ocre y azul. Estos carteles publicitarios son uno de los grandes atractivos de la estación, ya que se conservan prácticamente tal y como fueron creados en la década de los 20."


Os animo que vayáis a visitarla y a dar un paseo por uno de los barrios con más solera de Madrid.


Imprimir

martes, 28 de enero de 2014

Un poquito de por favor

Algunas personas debería haber pedido a los Reyes Magos, además de regalitos, un poquito de por favor.
De por favor, de gracias, de buenos días, de hasta luego, de disculpa, de te importa...

Deberían haber pedido un poquito de educación.

Quizá sea yo que estoy un poco chapada a la antigua, pero a mí es que me gusta que me pidan las cosas con educción. Igual que hago yo con los demás.

Y llevo unos días que veo que hay mucha gente a mi alrededor que lo de la educación... como que brilla por su ausencia.

Ayer sin ir más lejos una chica me paró en la calle de la siguiente manera,

- Oye, la calle "X" sabes donde está?

Y después de decirle donde se encontraba me soltó un "vale", se dio media vuelta y si te he visto no me acuerdo.
Y allí me quedé yo con cara de gilipollas, esperando un gracias o tan siquiera un adiós.

Cuando la chavala había dado ya 4 o 5 pasos, la llame y le dije, "ah! y gracias..." y ella me miró con cara de "y esta tía qué me dice!".

Yo, que iba como las locas a buscar a mi hija la escuela infantil y ya llegaba con el tiempo justísimo, me paré a prestarle ayuda a esa persona porque lo necesitaba. Yo podía haber seguido de largo sin hacerle ni caso, o haber sido un poco más educada y haberle dicho un "perdona pero llevo prisa y no me puedo parar" pero no, me paré a atender su necesidad. ¿Tanto supone dar las gracias a alguien que te ha ayudado o que no te ha podido ayudar pero al menos se ha parado a atenderte?


La semana pasada, me encontré a otro tipo que sufría de la misma patología que la chica de ayer, Borreguismo en grado III.

Saliendo del metro me dirigía al vestíbulo de la estación para coger el ascensor y según me estoy acercando veo a un tío que se mete a paso rápido en el ascensor y le da al botón de cerrar puertas para que no podamos pasar nadie más.
Yo que, ahora, voy cargada como las mulas con mochilas, neverita, bolsa (con el sacaleches) y demás trastos, acelero el paso para llegar antes de que se cierre la puerta y consigo darle al botón antes y que se vuelvan a abrir las puertas.

La mirada asesina del tiparraco (joven y bien vestidito) ha sido de película. Pero lo mejor ha sido cuando le ha vuelto a dar al botón y otra persona haciendo lo mismo que yo ha vuelto a entrar. Y así con otras 3 personas.

Claro, cuando ha entrado la segunda persona, el señorito, que debía de llevar prisa, ha soltado un "joder" bien cabreado. Y a mí me ha dado la risa. Normal.

Y es que a este tío ya le tengo calado de hace mucho tiempo y siempre hace lo mismo. Pues oye, chico, si tanta prisa tienes, súbete las escaleras y arreando.
Porque el ascensor está principalmente para las personas con movilidad reducida. Y eso quiere decir que si hay sillitas de niños, sillas de ruedas, embarazadas, personas mayores, muletas y demás, los demás nos tenemos que esperar o subir por las escaleras. Es así y así lo indican varias pegatinas en las instalaciones del metro (y me consta que además hacen campañas para concienciar de ese tema a los usuarios).

Pero no solo en el ascensor, también los vagones de metro, los autobuses y los trenes cuentan con esas señalizaciones para asientos reservados para los casos que comentaba antes.

Ahí encontramos otra fauna de lo más variopinta. Gente que mira de reojo y clava la cabeza en su libro o que directamente se hace la loca, y como que no te ha visto con un bombo que necesita una carretilla para ser transportada, en el caso de las *embarazadas.
Y también están los que te miran y que se dividien en 2 subgrupos. Los que te miran y se quedan con cara de pánfilos porque solo tiene una neurona en funcionamiento y no les da pa´más la cosa. Y los que te miran y ven el panorama pero les suda las narices que en un frenazo conviertas el vagón en una pista de bolos y eso suponga para ti y tu bebé un grave accidente.

* Donde digo embarazada digo cualquiera de persona con las condiciones que comentaba antes.

Y yo me sigo preguntando si de veras cuesta tanto ser educado, ni si quiera amable si me apuráis, me vale con correcto.

En casa de mis padres el gracias, el por favor y demás, son el abc de la educación. Y así se lo hemos enseñado a Boliche y en su momento lo haremos igual con Canica.

Hace un tiempo leí en un blog (no recuerdo cual y aunque así fuera tampoco diría cual) que esa mamá decía que ella no veía la necesidad de que sus hijos le pidieran las cosas por favor. Y aquello me llamó mucho la atención. Ella tenía sus razones pero yo discrepo absolutamente con ella.

No pretendo que mis hijos me pidan todo por favor ni me den las gracias constatemente pero si creo que es positivo acostumbrarse a ello.

No me gusta que cuando me piden las cosas sea de forma imperativa. Así que eso de "mamá hazme la cena", si es con un por favor, mejor que mejor, aunque ese tono también procuramos evitarlo. Mejor un "mamá, me haces la cena?". Y así se lo explico a Boliche, porque lo que ahora parece una tontería, de mayores se convierte en costumbre y yo que no uso ese tono con nadie tampoco me gusta que lo utilicen conmigo.
Por no entrar en el delicado tema de que las madres (aunque algunos crean lo contrario) no somos la chacha de nadie.


Soy de la opinión de que la educación tiene que empezar en casa y por lo tanto ¿por qué no vamos a enseñarle a pedir las cosas correctamente y dar las gracias cuando sea necesario a mamá y a papá?

Si en casa no ve que los demás actuamos así ¿cómo esperamos que cuando crezca y se maneje en cualquier situación lo haga de forma correcta y sin molestar a los demás?, porque a mí lo de ayer de la chica que me abordó de esa forma en la calle, me molestó. Mucho.

Así que sí, yo soy de las que le dicen a su hijo eso de "cómo se pide?","qué se dice?" o cosas por el estilo cuando a Boliche se le olvida pedir las cosas como yo creo que se deben pedir.
Pero no solo eso, también le explicamos que hay que dirigirse hacia los demás con respeto porque es como nos gustan que los demás se dirijan a nosotros.
Hace poco y precisamente sobre el respeto tuvimos una charla en casa con él.

En el supermercado que hay camino de casa hay siempre una chaval de Nigeria que vende La Farola. En el barrio le conocemos todos porque lleva allí por lo menos 5 años. Los mismos que tiene Boliche.
Todos los días cuando pasamos le saludamos. Igual que nosotros le conocemos a él, él también nos conoce a nosotros y sabe como nos llamamos. Ha visto a Boliche dar sus primeros pasos y decir sus primeras palabras. Y siempre, absolutamente siempre, ha sido super amable con nosotros y en especial con los niños.

Pues una tarde que venía Boliche con el naipe torcido, éste chico le saludó como siempre, "Hello Boliche, how are you?" y Boliche en vez de contestarle, se puso en plan borrego, le miró mal y siguió de largo como si no le hubiera visto.

Después de llegar a casa y que se tranquilizara tuvimos una pequeña conversación sobre por qué no hay que hacer lo que él había hecho hacía un rato.

Esta persona que está en la calle, pasando frío, calor, hambre y necesidad, jamás de los jamases nos ha puesto mala cara ni nos ha negado el saludo, por lo que creo que nosotros le debemos el mismo trato por muy enfadados que estemos. Y si la persona fuera otra y las condiciones fueran otras, el respeto que debemos dar a los demás debe ser el mismo. Que es el mismo exactamente que nos gustaría recibir nosotros.
No hizo falta más que esa explicación sencilla para que Boliche se diera cuenta de que no había hecho bien.

¿Se podrá repetir la situación?, es posible. Es un niño, pero no es tonto. No confundamos términos.

Yo prefiero explicar las cosas ahora y plantar unas bases que encontrarme dentro unos años a un hijo/a déspota y mal educado que no sabe tratar con los que le rodean.
Y no quiero decir que las mamás que no quieren y/o necesitan que sus hijos les pidan las cosas por favor o les den las gracias vayan a tener hijos maleduacados, déspotas o que sufran de borreguismo, ni mucho menos, pero yo aprendí así y así me gustaría que se comportaran mis hijos. Ni más ni menos.
Creo que el respeto es la base de toda convivencia en sociedad y ese valor se aprende desde las cosas más pequeñas y habituales del día a día.

En el cole de Boliche (e imagino que en la mayoría) esta semana están trabajando sobre el tema de La Paz y todos los valores que deben estar presentes en la sociedad para convivir en armonía y nos han puesto como tarea escribir un deseo para colgar de la paloma que van a dibujar los enanos.
Pues he aquí mi deseo (y no lo solo para los demás, sino también para mí que también sufro mis momento de borrega) para colgar de la paloma de Boliche. UN POQUITO DE POR FAVOR.


Y después de este rollazo y para no caer en el pecado del borreguismo, buenos tardes y gracias por pasar por mi pequeño rincón.