"...El placer ha sido mio..."

...El placer ha sido mío...

SACRIFICIO
(RAE): Acción a que alguien se sujeta con gran repugnancia por consideraciones que a ello le mueven.

No, señores y señoras, dar el pecho no debe ser un sacrificio. Debe ser un PLACER.

jueves, 15 de julio de 2010

¿Manías o algo más?

Seguro que muchos de vosotros habéis visto la película ganadora de 2 Oscars y 3 Globos de oro que fue protagonizada por Jack Nicholson y Helen Hunt, entre otros, y que lleva por título, Mejor Imposible (As good as it gets).

La comedia retrata la vida de Melvin, un escritor obsesivo y maniático que no se conforma con vivir amargado sino que además, pretende amargar la vida a sus vecinos y cuantos le rodean siendo un desagradable y un desagradecido. Osea, un auténtico capullo.
Me encanta como trabaja Jack Nicholson en todas sus películas y esa cara de loco que tiene todavía consigue dar más credibilidad al personaje de la que hoy os comento.

Pero ahora voy a centrarme, sobre todo, en esas manías que mostraba el personaje al que da vida mi querido Jack N., como por ejemplo comer en restaurantes con cubiertos que él mismo llevaba, ir andando por la acera sin pisar las rallas de los baldosines, cerrar el cerrojo de la puerta 20 veces y ese tipo de cosas, que realmente no son manías sino que denotan claramente un trastorno obsesivo compulsivo.

Esta película me hizo ver lo fina que es la línea que separa las típicas manías de un trastorno obsesivo.

Yo no soy de las que se lavan las manos durante 40 minutos (conozco algún caso así), ni se pasa el cepillo del pelo 20 veces por la izquierda y 20 veces por la derecha ni de las que se tiene que tomar el café de 33 sorbos exactamente, pero a lo largo de mi vida si he llegado a desarrollar manías que quizá con el tiempo hubiesen podido acabar en este grupo de trastornos.
A día de hoy, por suerte, ya lo tengo bastante controlado.
Desde que nació boliche no he vuelto a hacer ninguna de esas tonterías. Miento. Hay una que sigo haciendo pero que lo hago precisamente como prevención a no caer otra vez en los errores del pasado.

Os voy a poner algún ejemplo.

Antes cuando me iba a la cama me ponía el despertador para el día siguiente .El despertador era de los que tiene un botón que se levanta y cuando llega la hora seleccionada tienes que apretarlo para que se quede abajo, ¿vale?, hasta ahí bien. El problema venía cuando tenía que comprobar que el botoncito dichoso seguía en la posición de arriba 7 u 8 veces. En la oscuridad palpaba con la mano el botón y notaba que efectivamente, estaba para arriba, pero a los 2 minutos tenía que volver a hacerlo. Y así varias veces.
Ahora que ya no hago ese tipo de gilipolleces me pregunto que era lo que me pasaba por la cabeza en esos momentos, ¿pánico a dormirme y llegar tarde al trabajo?, o ¿la semilla de un trastorno?.

Otro ejemplo, ¿alguna vez os habéis tenido que volver a casa estando ya en la calle porque no recordáis si habéis cerrado la puerta con llave?. Yo he perdido la cuenta de las veces.
Esta es la que os comentaba antes que todavía está coleando.
¿Mi truco?, cuando salgo de casa me concentro en la acción de cerrar la puerta y cuento mentalmente las vueltas que voy dando al cerrojo, clin-una, clin-dos, clin-tres y clin-cuatro.
Hace años cuando salía de casa iba siempre pensando en alguna cosa, importante o no, daba igual, el caso es que llegaba a la calle y decía ¿he cerrado con llave?, jooooooooooder…!!! Y otra vez pa’rriba. ¿Despiste? o ¿la semilla de un trastorno?.

Estas son las que yo considero más importantes y más puñeteras. Pero luego tengo otras, que si considero que son realmente tonterías. Por ejemplo:

- Empezar a leer el periódico por la última página.
- Tomarme un vaso de leche siempre que como algo de chorizo.
- Hacerme 2 nudos más después del lazo simple cuando me pongo unas zapatillas.
- Comprar productos en el extranjero para probar en casa y que luego acaban en la basura porque se han pasado de fecha
- No ponerme el despertador a una hora en punto; es decir, puede ser a las 07.55 o a las 08.05, pero nunca a las 08.00

Y alguna más que ahora no recuerdo o sí, pero que no quiero asustaros con una lista interminable.

Pero bueno, como os decía, por suerte, las más delicadas están bajo control, yo creo que porque desde que nació boliche ya no tengo tiempo para perderlo en esas chorradas, pero si hubiera seguido por ese camino, igual me había visto como el prota de la peli, caminando por la calle dando saltitos para no pisar las rallas.

Por favor, decidme que vosotros también tenéis alguna manía oculta.

---

21 comentarios:

  1. Uf, alguna??? Madre del amor hermoso, no te puedes imaginar las que tenía!!! Pero es cierto, una vez que tuve a mi bichito, la mayoría se fueron. Aunque alguna que otra sigue

    Como sabes mi mayor problema está en el sueño, así que aquí tengo un millón, pero es que si me pongo a relatártelas se me hace más largo que tu post. Así que creo que lo que haré será hacer uno propio con mis manías para dormir. Gracias guapa, jajajajajaja.

    ResponderEliminar
  2. "Tomarme un vaso de leche siempre que como algo de chorizo" - ¿¡COMO?! jajajajajajajajaj!!! ¿y no te sienta como una patada en el culete?¿cómo desarrollaste esta manía? quiero decir, ¿cuál fue el motivo por el que bebiste el primer vaso? xD qué gracia.

    Yo también tengo mis manías tontas. Ahora ya menos, porque una intenta pelearse consigo misma para eliminar estas tonterías, pero me cuesta. Vamos con la lista de mis mejores éxitos:

    -No puedo dormir con ninguna puerta abierta, ya sea del armario o de la habitación. No me concentro y pienso todo el rato "ahora me levanto y la cierro. Ahora me levanto y la cierro..." hasta que acabo haciéndolo, obviamente.

    -Si escucho por casualidad un trozo de una canción que me sepa, hago lo posible por escucharla entera lo antes posible porque sino, ya se me queda pegada durante un buen rato (aquí estoy en plena terapia de choque con mi compañero de trabajo, que hace un zapping de emisoras cuando le viene en gana y yo me quedo con cara de tonta mirando mi pantalla y queriendo morir)


    -Después de haber trabajado cuatro años en una tienda de ropa para poder pagarme la carrera he desarrollado una lista interminables de manías y exigencias cuando voy de compras. Voy colocando lo que mis ami@s desdoblan, pongo en su sitio la ropa que me he llevado al probador y, así como parezco la mejor usuaria de la tienda, me vuelvo una ogresa cuando una dependienta no me atiende en condiciones o no me agradece mis gestos. Hasta tal punto he llegado, que los sábados intento no ir de compras porque, con tanto estrés maniático, siempre vuelvo con dolor de cabeza (cierto y triste a la vez).

    Y voy a parar porque cada vez me siento más loca a medida que lo escribo todo jejeje Vamos, que no eres la única ni la más raruna...

    ResponderEliminar
  3. Suu, yo creo que los hijos son un antídoto contra esas tontunas. Menos mal...

    Crisis jajajaja, ya se que lo de la leche extraña, no eres la primera.
    Sobre la vez,pues la verdad que no lo recuerdo, pero sé que desde siempre he sentido la necesidad de tomar leche después de comer chorizo. Es que me lo pide el cuerpo... yo que sé!
    Y lo de dormir, bueno eso también telita. Tenía que dormir con la puerta cerrada, ni una rendija de la persiana abierta, apagado cualquier pilotito de luz como el de Stand by de la TV, con tapones por los ruidos y cosas así..., horrible, pero desde que nació boliche soy capaz de dormir en el escenario en pleno concierto de AC/DC jajajajajaj

    ResponderEliminar
  4. Me has pillao un poco fuera de juego, creo que tengo algunas manías, sí, como todo el mundo, pero ahora no caigo. Pero vamos, que las tuyas no me parecen para ir al psiquiatra, las he visto mucho peores!!

    ResponderEliminar
  5. jajaj te iba a comentar lo de Crisis también! Leche y chorizo?!??!?!?! jajajaj

    Yo eso cuando tomo chocolate... Y tiene que ser leche entera, fresca y estar bien bien fría de la nevera (no soporto la leche caliente).

    Siempre tomo 1 cucharada y media de azúcar con el café. Da igual lo grande que sea el café (o pequeño) e idem con la cuchara... Siempre una y media.

    Siempre me tomo las patatas antes de la hamburguesa (me las termino sin abrirla).

    Siempre me tapo con una manta en cuanto me tumbo/siento en un sofá... Aunque haga 40º... :-S

    ...

    No sigo, que soy una maniática (y mi hijo mayor igual...) y además, ha sido heredado (mi padre tiene un trastorno con el orden, la limpieza y la geometría que el de la peli no le hace sombra: Se come las cosas de 2 en dos para que sigan siendo pares en la nevera (yogures, por ejemplo), su armario da miedo de lo cuadriculado que está...). En fin.

    ResponderEliminar
  6. Todos estamos trastornados no te preocupes, aunque lo que yo diga no cuenta.

    ResponderEliminar
  7. - No puedo ver dos cubiertos cruzados, me pongo tan nerviosa que la carne se me pone de gallina.

    - Como en la película, no me mola pisar las líneas del suelo, aunque a veces se me olvida (afortunadamente)

    - No soporto tener el escritorio del ordenador lleno de archivos ni nada de fondo de pantalla, tiene que ser negro liso.

    - No puedo beber agua del baño, da igual si es de mi casa o de donde sea, si sale del grifo del baño no me la bebo.

    - También empiezo el periódico por la última página.

    - Soy obsesiva de la ortografía.

    etc...

    En fin, no voy a seguir no sea que me mandes una ambulancia :S

    ResponderEliminar
  8. Eso de la leche después del chorizo, nunca lo había oido.

    Bufff, por dónde empiezo....

    La leche tiene que ser fría, tanto si la tomo sola como si se la pongo al café e independientemente de la temperatura exterior.

    El café tiene que ser recién hecho, si me sobra algo lo tiro (lo de recalentarlo imposible, de hecho si no me quieres volver a ver en tu casa sólo tienes que ponerme café recalentado)

    Ahora lo hago menos (por verguenza) pero cruzo los pasos de cebra pisando bien sobre blanco o bien sobre el asfalto, pero nunca mezclados.

    Si como con vino, dejo algo para después del postre (incluso después del café)

    Tengo que terminarme el pan y también dejo un trozo para el final (mi suegra, las primeras veces creía que me quedaba con hambre)

    Cuando juego a las cartas y tengo que ordenarlas según valor, lo hago de mayor a menor (K,Q,J,10,9,....1)

    No puedo dormir en una habitación que esté completamente a oscuras (me agobia despertarme y no saber si es de día o no)

    mejor no continuo no vaya ser que alguna llame al 112 jajaja

    ResponderEliminar
  9. Ya se que mal de muchos, consuelo de tontos, pero uf!, me quedo más tranquila.

    mama c/c me imagino que las habrá peores pero según iba escribiendo el post me preguntaba, que van a pensar de mi?, que estoy zumbada?

    mama en alemania, ya lo sé lo de la leche y el chorizo hacen un maridaje un poco raro, chica yo que sé...
    Yo hago lo mismo que tu pero con la sacarina. Siempre me echo 2, sea como sea el tamaño del vaso/tazo/tazón.

    Yo no cuento nada, pues si algo trastornados debemos estar, pero unos más que otros...

    Ana, si te mandara una ambulancia tendría que avisar que pasarais luego a por mi.
    Lo del agua del baño me ha hecho gracia, yo tengo otra con el agua, bebo muchas veces del vaso de llenar la plancha, sobre todo en casa de mi abuela que lo tiene siempre en la cocina jajajaja

    Papalobo, te digo lo mismo que a Ana, estoy yo como para avisar a nadie. Jajajaja, lo de las cartas yo también lo hago y lo del pan también...

    Y tengo otra manía, veis, ya sabía que se me iban a olvidar muchas...
    Hay una que me pone muy nerviosa que es cuando estoy hablando o pensando en algún actor, escritor o cantante, o alguna película y no me acuerdo del nombre uf!!!, me pongo mala, tengo que buscar hasta dar con la respuesta xq se me pone un dolor de cabeza terrible.
    He llegado a llamar a mi hermana a las 11.00 de la noche para que me dijera como se llamaba ese que trabaja en..., que sale en la serie...
    Telita!!!

    ResponderEliminar
  10. Coincido contigo en lo del periodico, siempre empiezo por la ultima pagina.
    No suelo tomar cafe, pero cuando lo hago tiene que ser solo y con hielo aunque estemos en pleno invierno.
    La leche desnatada y fria si no no puedo bebermela.
    Cuando comia en el Mc Donals (hace mucho q lo hago), siempre me comia los nuggets primero y me dejaba las patatas para el final.
    Esta es repetida, si me tumbo en el sofa, tengo q estar tapada.
    Ahora no se me ocurren mas, pero seguro q se me olvidan muchas¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Si yo te contara... lo mio son manias, puedo pasar sin ellas aunque me he habituado, me lavo las manos cada dos por tres, solo con agua... no puedo mojarme una mano sin mojarme tambien la otra, me vuelvo del portal siempre a mirar a ver si he cerrado la puerta, me tengo que poner una camiseta en la cara para poder dormir, no puedo salir sin cepillarme los dientes... un monton!!

    Pero lo de mi chico es peor, el es obsesivo (cuando vimos la pelicula nos hartamos de reir porque es un retrato de el... bueno, no tanto, pero casi) esta obsesionado con el orden, asi que todo esta en una posicion concreta, ni un cm mas a la derecha ni a la izquierda (incluso mide las cosas con una rgla!!) las camisetas van todas dobladas exactamente iguales, las camisas, los pantalones... todo!! su armario es digno de ver!! ni Zara antes de abrir cada mañana esta tan bien puesto...

    De todo, eso si, siempre le digo lo mismo... que ganas tengo de que tengas un hijo para que te desordene la vida!! jajaja!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Agggggggggh NO del vaso de la plancha NO, qué horror!!!

    ResponderEliminar
  13. Jajajajaja no son demasiado graves tus manias, es mas coincido contigo en algunas. La de dudar si has cerrado la puerta, apagado la vitrocerámica, desenchufado la cafetera,...eso me ocurre día sí, día no.

    Mirar mil veces dentro del bolso para ver si llevo las llaves, y al igual que tu con el despertado,) a los dos minutos vuelvo a mirar por si están.

    El periódico tambien del final hacia delante.

    Mi mania a la hora del café es toda una sucesión de pequeñas manías, que conté en una entrada, y entre otras cosas me pasa como a Papalobo, café recalentado jamas!! y la leche a mi que me la pongan hirviendo, si está templada puedo llegar a tener arcadas...

    Podia seguir, pero igual llega la hora de irme a casa y aún no he terminado ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Supongo que todos las tenemos.
    Por ejemplo, después de comer chocolate, tengo que comer pan.
    Tocarme la cabeza en vez de tocar madera.
    De niña y jovencita tenía la manía de ir por la calle sin pisar las rayas de la calle. Me costó mucho quitarme esa manía que llegaba a ser angustiosa.
    Compruebo siempre el despertador a pesar de que siempre lo pongo a la misma hora.
    Comprobar a menudo el móvil a ver si han llamado o enviado un mensaje. Y eso aunque lo tenga al lado y sepa fehacientemente que no ha sonado.
    Ir al baño siempre que encuentro uno. Por si las moscas...
    Quitar los hilitos blancos de los plátanos y todo lo blanco que pueda de mandarinas y naranjas.
    Buf, y mil más supongo. Pero qué maniática soy!

    ResponderEliminar
  15. Como Lobo, también tengo que dejar algo de pan para el final, me sabe a gloria.
    Y al contrario que él, no puedo dormir si se cuela una mínima rendija de luz en la habitación!

    ResponderEliminar
  16. mama de julio parece que lo del peródico es más habitual de lo que creemos. Yo es que soy "tetera", pero como le decía a mama en alemania, lo mío es con la sacarina.

    Hola Reyes, que curioso, cuando has dicho lo de no mojarte una mano sola..., ami también me pasa eso. Dios mio!!!!!, esto es peor de lo que yo pensaba!!!!!, tengo 1000 manías!!!
    Y si, tienes razón, cuando tengais un hijo, tu chico creerá morir...

    Anaaaaaa, si lo reconozco, soy culpable de tal guarrería!

    Si es lo, lo peor de esa terrible manía (puerta,vitro, etc) es que te tienes que volver, yo por lo menos, xq sino me paso el día dandole vueltas hasta que me explota la cabeza. Es un coñazo!

    Laky, a mi pasa igual con la fruta! y ahora que me recuerdas esto, tengo otra.
    Me tengo que comer la manzana siguiendo un orden. NO vale dar un bocado así sin ton ni son. Es vergonzoso...

    ResponderEliminar
  17. Que bueno lo de la leche y el chorizo....
    yo tuve una temporada en que llegaba al trabajo, aparcaba el coche y cuando llegaba a la puerta del hospital tenía que volver para atrás para comprobar que lo había cerrado. Es una tontería, porque siempre lo cerraba, pero creo que hago las cosas tan mecánicamente que no soy consciente de ello.
    Por lo demás, también empiezo a leer los periódicos y revistas por el final, a veces me da por pisar solo las rayas blancas de los pasos de cebra,... pero nunca he considerado la opción de tener algún transtorno

    ResponderEliminar
  18. LadyA, pues deberías considerarlo jajajajaja. Es más, quizá podríamos pedir a algún psicoanalista que nos haga tarifa plana de grupo. A no ser que...
    Hay algún loquero en la sala??????

    ResponderEliminar
  19. Pues yo pensaba que tenia algunas manías pero leyendos veo que comarto algunas más de las que pensaba:
    - No soporto que las alfombras estén mal puestas, ni los felpudos, si voy a un casa y el felpudo esta algo torcido, mientras espero que me habran lo pongo bien con el pie.
    - La leche siempre caliente, bueno a veces algo templada pero aunque estemos a 40º. Y nunca sola, o con cafe o con "colacao"
    - Siempre empiezo a leer los periodicos y revistas por atras
    - Yo suelo dejar también algo de bebida para despues, ahora en verano me como un helado y luego me la termino (bueno a menos que sea un sandy que eso si me da asco)
    - Yo tambien, si me tumbo en el sofa tiene que ser tapada con algo
    - Yo tambien necesito algo de luz de la calle para dormir.
    - Siempre que voy a un hotel, lo primero que hago es salir a la terraza o mirar por la venta a ver a donde da.
    Y algunas que he perdido es la de mirar el despertador varias veces si esta puesto y la de volver para ver si esta todo bien cerrado. Con el estrés de salir ya no me preocupa

    ResponderEliminar
  20. Estanjana, aqui no se salva ni el apuntador, pa' que veas...

    Y me acabo de descubrir a mi misma haciendo otra de las mías...y encima es una gochada!

    Siempre chupo las tapas de las natillas/yogures/petis y similares cuando las abro!!!!! horror!!!!!

    ResponderEliminar
  21. primera vez que paso por tu blog y es un agrado realmente.
    Bueno una de mis manias es que siempre ya estando en la calle me devuelvo a ver si se me quedo algo...he perdido la cuenta cuantas veces o he hecho.

    Pasaré más seguido por aquí

    ResponderEliminar

Venga no te cortes y di lo que piensas